sábado, 6 de noviembre de 2010

Boceto de un atardecer.

paisaje Teruel

Hace poco estuvimos en Teruel, visitando Dinópolis con los niños. Fue el típico fin de semana otoñal, con frío, lluvia y viento, así que aproveché para hacer una pequeña acuarela en mi cuaderno de uno de esos bonitos atardeceres. La casa rural donde nos quedamos era muy, pero que muy acogedora, y nos invitaba a no salir a la calle. Los niños se lo pasaron fenomenal, aunque no hiciésemos muchas excursiones,  y nosotros recargamos pilas.

Etiquetas de Technorati: ,,

2 comentarios:

SUSANA dijo...

como siempre eduardo genial, me encanta es como estar en la naturaleza dando un paseo relajandose despues de una dura semana.
enhorabuna
saludos susana valdés

Eduardo dijo...

Pues sí, la verdad es que estas escapadas ayudan bastante a desconectar del bullicio y caos de la ciudad. Gracias por el comentario Susana.