domingo, 16 de septiembre de 2012

Anochecer en la ciudad.


Sigo llenando páginas de mi cuaderno con lo que veo o con lo que se me ocurre. Esta vez ha sido con lo segundo, y he utilizado un poco de todo: gouache, acrílicos, rotulador de punta fina...Lo he hecho mientras mis hijas pintaban en su libreta, y al final se han quedado mirándome cómo lo hacía y cómo utilizaba esparadrapo para preservar los bordes de los edificios. Es lo que me gusta del cuaderno, que se puede probar y probar sin temor al resultado final. 

2 comentarios:

Margarita dijo...

Pues el cielo me parece una pasada, la verdad. Me encanta, además, esa complicidad artística con tus hijas, Eduardo.
Por otra parte,¡enhorabuena! Tienes dos premios, bueno el mismo premio por dos vías diferentes: uno compartido con todos aquellos que hacéis posible mi blog, y otro, con otros cuatro compañeros en el blog de Ramón -Mazarriak-. No me negarás que has retomado con fuerza...

Abrazotes

Verónica Guzmán dijo...

Me encanta tu estilo y este cuadro en concreto me ha encantado.

enhorabuena :)